jueves, diciembre 27, 2012

CAJA DE MÚSICA


Ángeles Asensio
@ ÁNGELES ASENSIO


Pretensión de un mal concierto al sonar su melodía
inundándote la estancia con sonidos de metal,
son las notas que derraman en su baile muñequitas
dando vueltas todo el tiempo, siempre vueltas
y más vueltas sin parar, sobre la punta del pie;
con su rígida figura en la danza sin cadencia
donde falta armonía al compas de simples notas,
que te suenan cuando abres
una caja de madera.

Paradoja de un absurdo escenario
con mujeres de verdad
trabajando en la venta del “amor,”
dando vueltas, siempre vueltas,
donde crudas realidades de emoción metalizada
dan el nulo sentimiento al compás de la pasión,
que se adorna de existencia donde a falta de armonía
un latir de sensaciones,
son el ritmo duro y falso de la danza
que les sirve como estrofa en el teclado.

Muñequitas de mentira, ¡muñequitas de verdad!,
danzarinas que en la vida se conforman
con bailar, siempre al son de la rutina
y el compás que da una cuerda;
maquillaje de ilusiones para la burda mentira
sobre un mismo pedestal dando vueltas,
¡y más vueltas!, sin que medien sentimientos
ni consigan otro acorde que la escasa
dignidad de marionetas,
ofreciéndote, su servicio sin pudor…
por el son de unas monedas.

Ángeles Ásensio.
ttp://asensios.blogspot.com.es/

CAJA DE MÙSICA
http://www.youtube.com/watch?v=Ko92vwhqsbY

Pretensión de un mal concierto al sonar su melodía
inundándote la estancia con sonidos de metal,
son las notas que derraman en su baile muñequitas 
dando vueltas todo el tiempo, siempre vueltas 
y más vueltas sin parar, sobre la punta del pie;
con su rígida figura en la danza sin cadencia 
donde falta armonía al compas de simples notas, 
que te suenan cuando abres
una caja de madera.

Paradoja de un absurdo escenario 
con mujeres de verdad 
trabajando en la venta del “amor,” 
dando vueltas, siempre vueltas,
donde crudas realidades de emoción metalizada
dan el nulo sentimiento al compás de la pasión,
que se adorna de existencia donde a falta de armonía
un latir de sensaciones, 
son el ritmo duro y falso de la danza 
que les sirve como estrofa en el teclado.

Muñequitas de mentira, ¡muñequitas de verdad!,
danzarinas que en la vida se conforman 
con bailar, siempre al son de la rutina
y el compás que da una cuerda;
maquillaje de ilusiones para la burda mentira 
sobre un mismo pedestal dando vueltas,
¡y más vueltas!, sin que medien sentimientos 
ni consigan otro acorde que la escasa 
dignidad de marionetas, 
ofreciéndote, su servicio sin pudor…
por el son de unas monedas.

Ángeles Ásensio.
ttp://asensios.blogspot.com.es/

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...