viernes, diciembre 28, 2012

TIEMPO SIN RELOJES



Cuando entres a mi morada

deja las alas afuera, desvístete de todo presagio.

Las dudas y los reproches no tienen bienvenida.

Desnuda los prejuicios y los lamentos.

No habrá escapatoria, una vez que toques mi puerta

quedarás deslumbrado de tanta alegría.



Cuando entres a mi casa, olvida los temores,

sólo la algarabía de cantos y de trinos

envolverán cada uno de tus pasos.

Déjate llevar por el tiempo sin relojes

que marquen sólo horas detenidas.



Tendrás el espacio disponible, el beso

que detenido te aguarda con premura.

Entra sin titubeos, sin pasados ni mañanas,

tu momento será casi eterno.



Hay un deseo que te aguarda, una caricia,

una palabra.

No tardes amor, los sueños se agolpan a la puerta

esperando tu llegada, trepan las ventanas,

descorren las cortinas, te hacen señas

y te envían sonrisas.



Cuando entres a mi morada, será para siempre

no hay lugar a despedidas, ni puertas que se abran

al adiós.

La sangre bulle esperando tu llegada,

es una colmena apasionada,

que transita los caminos de la pasión.



Cuando abras la puerta hazlo con finura

deja los relojes afuera enmohecer de impaciencia

una larga y tediosa demora que no tendrá final.


LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...