domingo, abril 10, 2011

UNA COINCIDENCIA



(*) ANA PAULA GONZALEZ SUAREZ






El día que partí para volver al lugar que 


nunca llegué, decidí 


despedirme de quienes no me 


esperaban. 


Vuelta a la esquina esperaba sigiloso 


aquel recuerdo de una violenta 


discusión sobre la paz, había bebido un 


poco, y eso me dió coraje 


para marchar. 


Antes de volver, me dije, revisaré la 


correspondencia, aseguraré las 


puertas y abrí todas mis ventanas. Curioso fué la falta de espacio, la 


ausencia de presencia y el esquiva briza del otoño pasado. Para 


variar, no me preocupé demasiado, después de todo las flores de 


plástico son casi eternas, y para cuando llegara sería tarde.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...