lunes, mayo 09, 2011

ADIOS CARLOS TRILLO

Se fue Carlos Trillo, el Negro Blanco y el Loco Chávez


Por Carlos de los Santos
Carlos Trillo fue un gran guionista de historietas en la línea que había creado Héctor Germán Oesterheld, así que, con su propia impronta, fue uno de los mejores seguidores del autor de El Eternauta, de quien dijo una vez que era el mayor escritor de ciencia ficción de la Argentina.





Junto a Horacio Altuna, Trillo creó El Loco Chávez, Las Puertitas del Señor López, Merdichesky, El último recreo, Tragaperras y Charlie Moon.

Fue parte de esa generación irrespetuosa que generó la revista Satiricón. Allí hacía pareja con Alejandro Dolina y ya trabajaba con Horacio Altuna, Oswald y Lito Fernández.

Después junto a Dolina, Limura, Amengual, Broccoli y Martín Mazzei, el mítico diseñador de LD, Carlos Marcucci, se fueron de Satiricón a Mengano que incorporaba a Osvaldo Soriano, José María Jaunarena, Sanyú y Serguei y Quino, Oski, hasta Breccia. Junto a Alberto Breccia escribió en la revista Mengano, Un tal Daneri.

Trillo era un destacado publicista y con Alejandro Dolina trabajaron juntos en las promociones de la programación del Canal 13 de Buenos Aires, donde habían escrito memorables avisos como aquellos títulos “Tarzán…rey de los monos…este sábado a las 15 30 por Canal 13” El Loco Chávez fue un éxito muy grande que estuvo muchos años en la contratapa del diario Clarín y en 1978 se convirtió en una serie de TV producida por Marín de Lorenzo bajo la batuta de Martín García, interpretada por Carlos Rotundo, Miguel Angel Merellano y Adriana Salgueiro en el papel de Pampita, que fue censurada por el COMFER de la Dictadura del Proceso por entender que “El loco” era un mal ejemplo para el argentino medio porque no le gustaba trabajar y además “no respetaba las jerarquías” ya que se enfrentaba permanentemente con Balderi, su jefe, un hincha de Argentino Juniors a diferencia de “El Loco” que era de Racing como Altuna.

Cuando “El Loco…” se retiró del diario, Trillo creó a otro personaje periodístico, “El Negro Blanco”, que dibujara Enrique García Seijas.

"Las Puertitas" se convirtió en película en el año 1988, obteniendo el Gran Premio en el Festival Chaplín del Humor, en Vevey, Suiza.

En año 1982 publican El último recreo en la revista española "1984". En Argentina la serie comenzó en Superhumor, de Cascioli, que publicó tres episodios, para continuar en Fierro, a partir del Nº 7. “El último recreo” pintaba un mundo residual en el que los niños al tornarse en púberes comenzaban a morirse.

Con Enrique Breccia dio vida a “Alvar Mayor”, uno de los primeros blancos nacido en la América, hijo de uno de los hombres que acompañó a Pizarro al Perú, una mezcla de Alvar Núñez Cabeza de Vaca, el tipo que atravesó gran parte de América caminando; y de cowboy que avanza por un camino polvoriento buscando hacer justicia, según su autor.

Clara de Noche fue quizás la más sexy y provocativa, una de sus últimas creaciones, junto a Eduardo Maicas, aunque ya hacía años que era publicada en el suplemento No del diario Página/12 y en España en la revista Jueves dibujada por Jordi Bernet.

Con Bernet había realizado antes Custer, una historieta terrible que es el claro antecedente de la trama del Truman show de Tom Hanks. Allí Custer es la historia tremenda de la vida real de una mujer seguida paso a paso por la televisión; es la historieta que nos muestra la filmación de una mujer que a su vez está siendo filmada. Una obra que, a su vez, nos remite a Borges y Cortázar quienes en “Tema del traidor y del héroe” (Borges) e “Instrucciones para John Howell” (Cortázar) desarrollan contenidos semejantes.

Con Alberto Broccoli el creador de El Mago Fafa, primero, y con el escritor Guillermo Saccomanno, después, hicieron dupla para escribir la historieta de la historieta de la Argentina. Hacían crítica de cómics desde SuperHUM®, desde El Péndulo y desde Skorpio.

Con Martín Mazzei fueron una exitosa dupla en el mundo de la publicidad que, en algún momento, Trillo dejó hastiado para dedicarse por entero a la historieta que incorporaba su parte más lúdica y creativa.

Con Mandrafina hizo una serie de Historias Mudas donde los conejos salían del sombrero del mago ensangrentados y las bombas que los anarquistas tiraban a los policías del centenario en vez de pintarles la cara de hollín, les partían los brazos.

La gran obra de Trillo con Mandrafina, sin embargo, era Cosecha Verde, donde mostraban un submundo gansteril en el marco de republiquetas latinoamericanas como de la operación Cóndor, aunque más antiguas en el tiempo, a la manera de la Costa Verde de Alberto Olmedo. En ese tono continuó otra de sus obras conjuntas El Iguana.

De alguna manera Trillo fue, en el mundo de la historieta, un gremialista, no a la manera de Altuna, más cercano a las organizaciones agrupadas, pero sí como gran defensor de los protagonistas de la literatura dibujada, lo que lo hacía ser respetado en el ambiente. También era respetado como autor y gestor empresario en los círculos internacionales del Comic y el Fumetto.

Carlos Trillo, perteneciente a la generación intelectual del movimiento nacional y popular en los 60 y 70, fue un peronista crítico, sobre todo del menemismo, aunque también denostó todo tipo de chantismo de la clase política y empresaria. Le gustaba llamar a las cosas por su nombre.

Casado con Emma Wolf, la escritora de literatura infantil y para adultos que publicó cuentos en la revista del diario la Nación, durante muchos años, tuvo dos hijos.
 FUENTE : TELAM 

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...