sábado, mayo 21, 2011

RAMON DOLL

(*) Pepe Muñoz Azpiri  para MACONDO
Crítico y escritor argentino nacido en 1896 y fallecido en 1970.

Figura olvidada y despreciada por igual por la superestructura cultural que día a día señala a sus figuras de cuño liberal y/o progresista, Doll ostentaba una sagacidad literaria y agudeza política para señalar nuestra dominación.

Son pocos los que hoy se atreven a estudiarlo o aunque sea citarlo. 

A modo de ejemplo bastó que lo cite en una jornada de historia para observar los reproches ante don Ramón.

Recuerdo cuando en el taller de pensamiento nacional en estos años lo expuse, previamente tuve mensajes de desconcierto o de repudio por el citado personaje.

- Datos personales

A modo de reseña biográfica comento que nació en La Plata el 12 de septiembre de 1896. Abogado de profesión. Ensayista, polemista, periodista y crítico literario por vocación. Se desarrolló políticamente en el socialismo – ver "El caso Radowitzky" de 1929 – y el anarquismo libertario.

En 1927, cuando se dividió el Partido Socialista, se fue con los "socialistas independientes" de Antonio De Tomaso y Federico Pinedo, pero luego advirtió que el P.S.I viraba hacia la derecha por lo que retornó al viejo PS de Repetto.

Como muchos jóvenes pensadores de los años ’30 formados en la izquierda, evoluciona y – como lo hizo Ernesto Palacios - se incorporó al nacionalismo en 1936

Su estilo se emparentó con Ignacio B. Anzoátegui o Arturo Jauretche. 

En 1937 apoyó intelectualmente a la Alianza de la Juventud Nacionalista, que en 1941 cambiará su nombre por el de Alianza Libertadora Nacionalista.

Fue Miembro fundador del Instituto de Investigaciones Históricas Juan Manuel de Rosas

Tras la Revolución del 4 de junio de 1943 ocupa algunos cargos administrativos en la órbita estatal.

Al tiempo publica sus comentarios a obras y textos durante el período peronista.

Señaló Norberto Galasso que en 1958 el semanario Azul y Blanco envió un reportero que recogió esta apreciación de Doll refugiado en el ostracismo: "... pido disculpas, pero hay gente que estamos abatidos del todo y para los cuales, ya hoy es demasiado tarde".

En otra oportunidad la revista Confirmando describió a un Doll aquejado por el mal de Parkinson que tras un portazo desdeña la invitación a conversar expresando:

"¡Aquí no vive ningún Ramón Doll!". 

Amparado en la mística de misa diaria, un periodista de dicha publicación sostuvo: "Ahora es él quien espera, solo, sin amigos el ultimo acto de su vida contradictoria, agitada por los mismos fantasmas que perturbaron a Unamuno... Ramón Doll es definitivamente un personaje del pasado". 

Socialista o Fascista, mitrista o revisionista histórico, ateo o católico, libertario o totalitario, humanista o antisemita…contradicciones
 de aquel que se atrevió a desafiar etiquetas y repensarse en sus contradicciones de clase y origen. 

Crítico mordaz, agudo observador de nuestra intelectualidad, honesto con su sentir ye implacable con la hipocresía servil de los medios.

Basta esta frase para tener idea de su ingenio y agudeza mordaz:

"Cuando yo llegué a la vida literaria en 1927 - me encontré con que la crítica asumía, ante ciertos desbordes y desorbitaciones de la nueva generación, una extraña actitud, temerosa de opinar, no fuera el diablo que ciertos poemas y cuentos que nadie comprendía fueran obras geniales. 

Cuando Jacobo Fischman escribía, "Angeles de la Muerte" había algunos críticos que se quedaban todos duros, temblones, apampados, como paisano que entra a una escribanía, temiendo que a lo mejor Fischman fuera Rimbaud y apenas se atrevían a decir: "es un santo que reza". 

Yo llegué en ese momento y con aire campechano les dije: 

¡qué va a ser Rimbaud, no ven que es un loco lindo! 

Y la verdad estas cosas son las que no se les perdonan a un crítico".

No formo parte de logias, ni grupos que lo amparasen como a otros, sus críticas le valieron enemigos poderosos y pocas solidaridades para que "le hagan el aguante", como se dice en estos tiempos.

Seguramente habrá sido un tipo complejo – por no decir jodido! – pero queda como legado su empuje, su análisis agudo, su mordacidad, el desnudar tabúes, el ser consecuente con un pensamiento en búsqueda constante sin importar las modas o la imposición cultural de los grupos dominantes.

Quizás, como colofón, la mejor definición sobre Ramón Doll provenga de él mismo y su visión sobre sus congéneres de época:

"Nuestra generación es la primera en la historia argentina que ha hecho un esfuerzo americano y nacionalista por definirse y encontrarse. Esa es su vocación" 

- Publicaciones:

"Ensayos y Críticas", 1929
"El caso Radowitzky", 1929
"Crítica", 1930
"Reconocimientos", 1931 (Premio Municipal de 1932)
"Policía Intelectual", 1933
"Liberalismo en la literatura y la política", 1934
"Acerca de una política nacional", 1939
folleto "Del servicio secreto inglés al judío Dickmann", en referencia al diputado socialista Enrique Dickmann, 1942 
folleto "Itinerario de la Revolución Rusa", 1943
"Lugones, el apolítico y otros ensayos", 1966 (compilación de Arturo Cambours Ocampo editado por A. Peña Lillo) 
- Colaboración periodística:

Revista "Claridad" (socialista) como Redactor en los ‘30
Periódico "La Vanguardia", años ‘30
Semanario "Señales" 1935-1936
Periódico Nuevo Orden, que dirigía Ernesto Palacio entre 1940 y 1942
Periódico La Voz del Plata, dirigido por Rodolfo Irazusta entre 1942 y 1943
Periódico "El Pampero", de Enrique P. Osés, por mitad de los ‘40
Revista "Nueva Política" que dirigía Juan Pablo Oliver, en los ‘40
Revista "Cabildo" en los ‘40
Semanario Política, de Ernesto Palacio (peronista) hasta 1946.
Semanario "Azul y Blanco" desde 1955

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...