miércoles, junio 29, 2011

UN TAROT NO ESOTÉRICO.....

Estimadas/os LECTORA/ES de MACONDO, incorporamos a partir de hoy a un especialista en las mancias, esperamos que sea de su agrado e invitamos a quien quiera consultarlo nos envíen sus preguntas y se las haremos llegar a nuestra pluma.

PEDRO VALCI 
REDACCIÓN



 Por Darío Iván Rosatti


Me pasa, generalmente, de que cuando digo que soy Tarotista, mucha gente ya cambia la energía, la manera de dirigirse y hasta de mirarme, es una transformación total que va o acompañada de rechazo evidente o de la estupida frase: “trajiste las cartas” como si fuesen el documento de identidad.
Parece que no es normal, sin embargo, crecí con el Tarot bajo el brazo, pues, entonces, para mí si lo es, o al menos para mi mundo, lo es.
Mis inicios fueron allá, cuando apenas termine el secundario. A falta de Tarot me arrime a las cartas españolas, las más fáciles de conseguir para cualquiera. Recuerdo que había un programa en Tv que se llamaba “Video Tarot” esas cartas me habían alucinado (eran el Tarot Madre Paz – Motherpeace) y cuando termine el secundario el objetivo era ese: ser Tarotista, hoy comprendo que en realidad serlo lleva una vida, como todo.

Claro que al no ser una carrera formal, la cosa se complico bastante. Emigre desde mi pueblo a Rosario y me anote en la carrera de Letras, ese mismo año, abusando de la posibilidad de libertad en la facultad, me pase a Filosofía. Un acierto, aunque por momentos, poco feliz.

Hoy miro hacia atrás y me da mucha risa: gente grande, segura de lo que hacia y yo con apenas  20 años cumplidos asegurando ser Tarotista y haciéndolo sin repudios por todos lados: casas, consultorios, institutos y hasta en televisión y radio, digo esto de mirar para atrás porque dicho e imaginado así, asusta a cualquiera, hasta a mi, que es una experiencia que no puedo creer. Por otro lado me dan lastima, nunca supieron ver en lo “no tradicional” la realización del ser humano. Pensándolo filosóficamente, si fuera por ellos no hubiesen querido que yo desarrollase el Ser, no puedo mentir al decir, que casi lo logran.

Siguiendo con la historia cronológica (aunque no menos salvaje), y no muy lejos de lo que estoy contando, decido al ver que la filosofía por el momento no me iba a dar de comer (idea que refute al tiempo no muy lejano al trabajar con los condicionamientos que heredamos), decidí anotarme en la carrera de Grafología. Pobre de mí. La gente de Grafología (directivos de la carrera para ser más exactos) me veían como un pseudo brujo que venia a tirar polvos y desbaratar todo lo que había construido con tanto “esfuerzo”, creo que si eso me hubiese pasado ahora, me hubiese ido al segundo día, no por la Grafología en que, que es algo que amo, me siento muy cómodo en ello, sino por la gente que desde entonces tuve que toparme. Pero me quede, hoy me arrepiento a medias. Tengo una historia que contar, que no es poco.

Pongo el ejemplo de la Directora de Grafología (es una sola la pobre, no puede mas que darme lastima, auque se que esta muy mal), lo voy a poner toda mi vida, porque dentro de su ignorancia, que le costo más de una carta documento por discriminación (aunque nunca dijeron que el Tarot era el problema en si), que no repare en mandar, porque nunca pudo ver lo que realmente significa el Tarot y desde donde era utilizado para mí: desde el crecimiento personal y la ayuda, sin descartar el medio de vida que me permitía pagar esos estudios y vivir dignamente, la bibliografía que me apoya en esto es basta y el tema da para mucha tinta mas que no quiero derramar.

El Tarot no solo sirve para echar cartas sobre la mesa y ver que nos dice, cada imagen es una foto nuestra que nos hace ver, desde afuera que nos pasa y porque y esto implica meditación, introspección e ir hacia dentro de manera irremediable, pero muy satisfactoriamente. Claro. ¿Quién es capaz de aguantar estas cosas? Evidentemente no todos.

Recomiendo a quienes necesiten hacer una buena terapia, que se compren un mazo de Tarot, es un amigo que tiene que estar con nosotros, no solo para saber, sino para que sea una llave a adentrarnos a nuestro interior, así de simple, llave que ninguna terapia la facilita, lamentablemente. No estoy en contra de las terapias, ni los terapeutas, pero el Tarot es un “peso pesado” en estas cosas y creo que debería de dársele una oportunidad.

NO DEJEN DE VISITAR :

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...