viernes, julio 08, 2011

LOS ORÍGENES DEL TAROT...

Por DARIO IVAN ROSSATI para MACONDO

Para hablar de mi contacto con las cartas, de mi primer contacto con las cartas, tengo que irme hacia mi infancia, muy hacia a tras, a mi primera infancia en realidad. Nací, crecí y viví en Las Parejas, un pueblo al sur de la provincia de Santa Fe, Argentina, más o menos hasta los 17 años, que por haber terminado el secundario, emigre hasta Rosario, donde empecé mis estudios de Filosofía. Hasta los 11 mi abuela paterna, Luisa (La Nona Luisa, para la familia), vivió conmigo, para luego enamorarse y emigrar hasta un pueblo vecino, Armstrong. Cuando digo conmigo, hablo de mi familia, vivió con nosotros. Ella tenía un pasatiempo muy particular: jugar a las cartas. Adicta al llamado “chin-chon”. Las cartas, en este caso españolas, empezaron a tener una participación activa dentro de mi vida.

Recuerdo que era chico y los fines de semana venían sus hermanas y hermano, junto con su mujer a jugar verdaderos torneos de “chin-chon” hasta altas horas de la noche, costumbre que sus hermanos siguen manteniendo hasta el día de hoy, aunque mi abuela se haya mudado, en su momento, y al día de hoy que ya no está. Torneos inocentes, por unos pocos centavos la ronda y que los incentivaba a divertirse entre naipes de manera amena, divertida, con diálogos que entendí muchos años después.

En sus últimos meses de vida, mi abuela, dejaba a un lado el dolor que le presuponía sus cuestiones de salud que le determinaron su deceso y volvía a ser ella jugando a los naipes, tan simple como eso, tengo muchas imágenes de ello. Fue enterrada con un mazo en la mano puesto por mí, considere que era lo más justo, era una gran parte de ella y la que la había llevado a brillar últimamente.

Creciendo, de a poco, con el paso del tiempo, mis inclinaciones esotéricas que se marcaron desde muy chico, las cartas empezaron a tener otro significado, hasta que al final empecé por ponerles un significado, hasta saber que existía algo más llamado Tarot, que completa el mazo de españolas con imágenes sumamente impactantes. El Tarot se convirtió lentamente en el amor de mi vida, llevándome a millones de lugares (físicos y mentales) y situaciones de aprendizajes que aun no terminan, por suerte.
Mi abuela, que hoy ya no está entre nosotros, fue una de las primeras, que primero con miedo, luego con admiración y por ultimo con fe, apoyo y alentó todo lo que yo hacía con las cartas, cuando al resto (aun sigue siendo así) consideran que es solo un juego sin sentido, desprestigiando el poder curativo de las mismas, reflejo de un miedo más que marcado de parte de ellos y por falta de respeto por parte de otros, la gran mayoría. Pero las cartas siguen teniendo un poder de atracción para todos de a poco y siguen revelando, muy lentamente muchos designios y senderos a seguir.

Debo decir que mi abuela me ha dejado muchas cosas con su propia historia de vida: valentía, valor, amor, experiencia y millones de anécdotas, pero el legado que me trasmitió con las cartas es sumamente curioso, pues no fue algo esotérico, no fue trasmitido de forma mística, me enseño a jugar, quizás desconociendo tremendamente las otras cualidades de las cartas, quizás no, hasta el momento no lo sé, no me interesa, solo sé que este legado esta.

Creo profundamente en el poder sanador del Tarot, repara, sus imágenes ayudan, acercan, nos hacen cada vez más con nosotros mismos, no hay nada místico, esotérico, oculto, paranormal dentro de esto, solo es un encuentro con nosotros mismos, interno, el tema es nuestra sombra, algo ahí es lo que nos incomoda, solo hay que atreverse, pues este es un encuentro para valientes y este un grato recuerdo lleno de imágenes que me va a costar poner en palabras.


LOS INVITAMOS A VISITAR :http://dariotarot.blogspot.com/

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...