sábado, julio 02, 2011

SER O NO SER

GENTILEZA  de  nuestro blog amigo : http://elrelojdetenido.blogspot.com/


En mi artículo anterior, el inicial, propuse que una de las maneras de acercarnos era con el famoso “ser o no ser”, cuyo origen es de la obra Hamlet de William Shakespeare. En realidad el dilema del Ser no nace ahí, nace con Parmenides, en su poema, mucho antes de que Sócrates “seduciera” a Platón a estas ciencias que hoy llamamos filosofia.
No hay dudas de que Hamlet es la mayor obra de Shakespeare, desde todos los puntos de vista: diálogos, puestas en escena, historia, pero por sobre todo sus personajes. Ambientada en Dinamarca, sospecho que aun hoy, Hamlet dijo algo que aun no llegamos comprender y creo que es la razón no solo de su vigencia, sino también de porque incomoda a muchos.
Un rey muerto en causas sospechosas, un hijo, próximo heredero de esa corona que sospecha de estas dudosas causas a raíz de comportamientos de su entorno, más específicamente de su tío, hermano del padre. Una reina inexistente y completamente ignorante del tema y un cúmulo de personajes que no hacen mas que ser títeres de estos tres personajes que son el centro de la historia.
El misterio aun no ha sido revelado, no lo fue para Edipo, que mato a su padre y se desposo con la madre y que gracias a el psicoanálisis paso a ser un complejo del cual todos creemos ser parte, Hamlet aun hoy tiene algo de eso, pero lo que esta en juego es la corona, como símbolo de poder y la ambición en su estado puro. Podría decirse que Claudio, tío de Hamlet siempre estuvo enamorado de la reina, pero nunca le importo. Podría decirse, tambien, que Hamlet quería vengar a su padre, en el fondo, le importaba recuperar su derecho a la corona, la ambición pasa a ser aquí el primer personaje, que demuestra sus coletazos en otros personajes, como Ofelia, cuál enloquece porque su amor por Hamlet no es correspondido y por consiguiente no puede ser la próxima reina de Dinamarca, un triste final lleno de flores.
Esta ensalada tiene que tener un trasfondo más allá de la historia que nos permita aplicarla a la vida cotidiana y a nuestro beneficio. Pues sus diálogos son sumamente ricos y capaces de llevarnos a emocionarnos de maneras ilimitadas.
Siempre me gusto Shakespeare, lo que me llevo a leer todo lo referido al autor, vida, obra, comentarios y criticas. En Buenos Aires, en uno de mis últimos viajes, logre completar el segundo y ultimo tomo de sus obras completas, el desafío ahora era leerlas, desafío que nos propusimos con Gaby, una amiga que ya las tenia y que conjuntamente consideramos pertinente hacerlo. Hamlet es la primer obra dentro del orden de esta lectura. Invitamos a cualquiera a sumarse a este maravilloso desafío, pues misteriosamente Shakespeare sigue teniendo vigencia, no es un libro muerto.
Pasa que cuando digo que estoy haciendo esto todo el mundo dice: “Ah! Shakespeare!” como si fuese algo intocable, lo es, tiene que serlo, tiene que ser cuestionado y reformado, sino si pasa a ser un fósil irrecuperable, cuando en realidad tiene mas para decirnos de la vida actual que la que el vivió. Espero que este sea un buen disparador. Para ello les dejo el libro, esperando que los múltiples puntos de vista, enriquezcan este.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...