lunes, noviembre 21, 2011

UNA HABITACIÓN



Por JUANO RAVE


Pie de cama diagonal a la cama

Cama corta, sabana azul puesta

Sabana azul haciendo juego con paredes móviles

Móviles paredes pintadas con peces azules

Peces azules en abundancia

Atiborrando, dando sensación de sonido plural, unísono por el aleteo

Aleteo que me mese, estoy yo levitando, entre techo y cama, entre puerta y ventana

Ventana agrupada con otras tres ventanas rodeando el cuarto, son salidas de viento, son entradas de luz

Luz azul se refleja en mis piernas alineadas; siento aire, siento ruido, siento tibio el ambiente, pequeña ráfaga de viento que sirve de almohada para mi cabeza.

Cabeza guardando secretos, disfrutando de realidades creadas por barbitúricos

Barbitúricos en capsulas azules, hay diez, nueve por el último alivio de saciedad, ocho por la imaginación del mundo

Mundo visto desde los bebedizos, diluidos en dos botellas, son pequeñas, rusticas, de apotecario empedernido

Empedernido este cuerpo quieto, bailando en las ensoñaciones producidas, los insumos de evasión de realidad sobrepuestos en una mesa

Mesa azul, pintada de sangre antigua, sosteniendo el afán de deducirme, de abstraerme, de jugarme, de sentirme, de dormirme, de despertarme, de matar los sujeticos sentados en el techo bailando por mi muerte.

Muerte presente en la habitación, en la sombra, en la reverberación provocada por los aullidos al tocarme sin manos, haciendo acrobacias morbosas con los pies

Pies que son lucidos por pisar el suelo de la habitación, esperando por el aleteo que suavemente cobija y corta en cosquilleo el empeine forjado por el no ballet

Ballet que si hacen los peces, siguiendo la partitura del Dios muerto, encerrando aún más la habitación, la vuelve giratoria, obtusa y falaz

Falaz término siendo yo, no como cualificación, como nombre de los sentidos, como representación del momento que surge

Surgen sentimientos como ondas azules, lentamente en movimiento tornan maleable la habitación, rituan el aleteo de los peces, los hace rimar, suavizan mi carne para mantenerla alzada, esto significa pureza, conservación del alma

Alma presente en mi cabello, ondeado por la vibra, por los peces, por el aire que entra de las ventanas, el alma se descompone, se adhiere, se mitifica como expresión de pensamiento

Pensamiento nuboso, este estado me lleva, me transporta por múltiples escenarios, soy faceta corroída, me siento oscuro, cómodo, sexual, limpio por el inmaculado color que aspiro

Aspiro agua, sin sensación de ahogo, una sed provocada, angustia disimulada, puedo sentir el pasado, tiene forma de roca pesada, arrea mi otro yo, intenta juntarme a la sabana, no lo permito, recito con voz de ángeles canticos del barroco

Barroco la expresión del cuadro frente a la cama, colocado como postra de juzgamiento, se nota un hombre de sombrero, amañado con el campo y con Cristo, mirándome cada noche, como la de ayer, amenazando con guillotinar futuro

Futuro que llega una vez el agua está en mis pulmones, siento como fluye, como filminas van pasando desconectadamente imágenes de momentos posteriores, no hay pista que entrelaza una y otra, ellas van siendo de acuerdo a cada gota exiliada por el torrente

Torrente, círculos, remolinos, conos, pequeñeces abruptas de vida concentrada

Concentrada la habitación en núcleo, se expele energía, energía de cambio, pero de conservación de lucidez.

Así, los peces dejan de aletear, salen en fila india por una de las ventanas y desaparecen, es desvanecimiento paulatino.

La paleta de colores inunda de realidad la habitación, habitación que nunca fue azul, pero tampoco fue habitación, no hay cama, no hay sabana, no hay mesa ni barbitúricos, ni ventanas, ni puerta misma. Es nada, soy nada, mis ojos están ahora abiertos, extraño gris que me sacude, no armónicamente sino como en convulsión ebria, sigo acostado, no levitando, no se si apoyado en tierra o en cielo, en vos, o en mi….

Pero sigo aquí, lo real de nuevo soy yo, masturbándome en el pie de cama.





LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...