sábado, enero 28, 2012

NO LE DIGAN A MI MADRE



GENTILEZA  DE EVA LUCERO DE ORTEGA


El Padre Hernán publicó hace algún tiempo este poema. Hoy está en el cielo, con su sonrisa, su alegría y su fe... cuidando desde allí su rebaño de poetas.


No le digan a mi madre
que su hijo ha muerto
díganle que se ha ido
a los campos desiertos
a contar cuentos
a los niños ciegos.

No le digan a mi madre
que su hijo ha muerto
díganle que se ha ido 
por caminos sin tiempo
a recoger estrellas
montado en el viento.

No le digan a mi madre
que su hijo ha muerto
díganle que siempre 
vivirá en el recuerdo
y le hablaré diciendo
que el amor es eterno.

No le digan a mi madre
que su hijo ha muerto
díganle que ha volado 
a un país muy lejos
donde ya no sufre
ningún tormento.

No le digan a mi madre
que su hijo ha muerto
ni le digan al oído 
de todo mi aprecio
no quiero que cargue
ningún sufrimiento.

No le digan a mi madre
que su hijo ha muerto
díganle que ha viajado 
al país de los sueños
a prepararle un lugar
esperando el reencuentro.

No le digan a mi madre
que su hijo ha muerto
díganle que la vida 
no termina en el tiempo
y siempre hay una salida
más allá de los velos.

No le digan a mi madre
que su hijo ha muerto
es el dolor más grande
que hay en este suelo
y no quiero causarle
tanto desconsuelo
ni quiero que viva 
apegada al recuerdo
sólo quiero que sienta
que la amo en el cielo,
por eso...
no le digan a mi madre
que su hijo ha muerto.

Padre Hernán Pérez Etchepare
Sociedad de San Pablo

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...