miércoles, enero 25, 2012

RECORDANDO A BUENAVENTURA LUNA


19 DE ENERO DE 1906: NACIMIENTO DEL CANTAUTOR Y POETA BUENAVENTURA LUNA.


Don Buenaventura Luna (Eusebio de Jesús Dojorti).
Buenaventura Luna, seudónimo de Eusebio de Jesús Dojorti, nacido en Huaco, pequeño poblado del departamento de Jáchal, provincia de San Juan. Su padre, Ricardo Dojorti, fue el primer intendente de Jáchal y un luchador para que llegara el ferrocarril al pueblo. El apellido “Dojorti”, proviene de John Dougherty, un soldado irlandés reclutado forzosamente para integrar las tropas británicas que invadieron el Virreinato del Río de la Plata en la Invasión Inglesa de 1806. Luego de vencido, fue enviado como prisionero a San Juan con otros soldados invasores, hasta que se los autorizó a regresar a Gran Bretaña. John Dougherty rechazó la posibilidad debido a su condición de reclutado forzoso, y decidió radicarse en Tucumán. Su hijo, Eusebio Dojorti Cabot, se instaló en Huaco, dando origen a la familia en la que nació Buenaventura Luna.



Cuesta de Huaco, departamento de Jáchal, provincia de San Juan.

Eusebio fue periodista, músico, compositor, poeta, libretista y conductor de radio y militante peronista, de gran influencia en la música folclórica argentina.
En los ´30 dirigió varios grupos folclóricos, entre ellos La Tropilla de Huachi Pampa, uno de los primeros en tener éxito masivo, integrado entre otros por Antonio Tormo y Diego Canales. A fines de la década del ‘30 condujo El fogón de los arrieros, el primer programa radial de música folclórica de alcance nacional.



El Fogón de los arrieros - La tropilla de Huachi Pampa.
Entre sus canciones más conocidas se encuentran Zamba de la toldería (con Oscar Valles y Fernando Portal) y Vallecito. Su obra cumbre ha sido considerada Sentencias del Tata Viejo.
Eusebio hizo su primaria en la escuela Nº 26 de Huaco -hoy Dr. Federico Cantoni-. Luego se muda a San José de Jáchal, donde realiza la secundaria en la escuela Normal Fray Justo Santa María de Oro.
Escribió desde joven con el seudónimo de Buenaventura Luna, nombre real de un trabajador campesino que su familia tenía en Huaco y que pasaba horas relatándole la historia popular del lugar. Comenzó a militar en política en la Unión Cívica Radical Bloquista, liderada por los hermanos Cantoni, expresión política que impulsaba los derechos sociales avanzados para su época. Cuando Cantoni se une a los conservadores para combatir al yrigoyenismo, Dojorti plantea la necesidad de una reorganización partidaria. No ocurre y ahora Eusebio combate al cantonismo desde el diario La Montaña. Cantoni mandó cerrar el diario y encarceló a Dojorti y a sus colaboradores en mayo de 1932 en la cárcel de Tamberías (Calingasta). En agosto se fugaron con la ayuda del soldado Rodolfo Flores, quien había sido mozo de cuadra en la finca de su padre. Perseguidos, llegaron a la finca del Yaguaraz (Mendoza).



El bloquista Federico Cantoni con su hija Ursulina, en el barco rumbo a Moscú.
Regresó a San Juan en 1933 y fundó la "Unión Regional Intransigente", federación de partidos regionales que querían potenciar el federalismo y para el cual escribió un inteligente Manifiesto fundacional. Fracasó en su intento de ser diputado por la "Unión Regional Intransigente", Dojorti abandonó la militancia política para dedicarse a la música y al periodismo. Pero cuando Perón fue elegido presidente de la Nación en 1946 se afilió al Partido Peronista.



En 1935 condujo un programa en radio Graffigna (hoy radio Colón) de San Juan, llamado Zafarrancho vocal, donde difundía poesías y las interpretaciones del dúo Tormo–Canales.



De puño y letra de Buenaventura, el libreto de un programa de radio Graffigna de San Juan.
Compuso gran cantidad de música folclórica y dirigió grupos folclóricos, entre ellos La Tropilla de Huachi Pampa, a la que integró a Tormo-Diego Canales. Condujo El fogón de los arrieros, en Radio El Mundo de Buenos Aires, el primer programa radial de música folclórica de alcance nacional.
En 1949 proyectó la realización de una “antología bárbara” musicalizada, que rescatara “el canto perdido en las tradiciones argentinas”. Reivindicó "lo bárbaro", dado que Luna se opuso a la sarmientina "civilización o barbarie". Buenaventura Luna concretó su proyecto en un programa de radio llamado El canto perdido, que fue transmitido en 1949 por Radio Belgrano e interpretado por el grupo Los Manseros de Tulum, que organizara para ello.
Algunas canciones de su autoría: Vallecito, Este camino que va (con Atahualpa Yupanqui), Zamba de las tolderías (con Oscar Valles y Fernando Portal), De pago en pago (con Antonio Tormo y Diego Canales), El carrerito (con Fernando Portal), Copla de ausencia (con Eduardo Falú), Quiero volver, Canto final, La última carreta, Romance de los caballos. Sentencias del Tata Viejo, está considerada como su obra cumbre, una serie de poemas musicalizados y llevados al disco en 1975 por Los Cantores de Quilla Huasi.



Uno de sus hijos, que sólo tenía 9 años al morir Luna, fue el militante de las FAR Juan Pablo Maestre.


Juan Pablo Maestre -hijo de Buenaventura Luna- y Mirta Elena Misetich, secuestrados y asesinados por la dictadura lanussista. Uno de los primeros antecedentes de desaparición de personas.

Dojorti falleció el 29 de julio de 1955 a los 49 años a causa de cáncer de laringe, que le había hecho prácticamente perder la voz. Su cuerpo fue cubierto con su poncho y ubicado inicialmente en el panteón de SADAIC del cementerio de la Chacarita. En su entierro, el dúo Alfonso y Zabala tocaron una tonada. En 1956 se cumplió su deseo de ser enterrado al pie de un algarrobo en su pueblo, Huaco, donde se encuentra su tumba. Todos los 29 de julio, los estudiantes del pueblo realizan una guardia y los cantores llegan hasta el lugar para cantar y bailar al pie de su tumba.



Tumba de Buenaventura Luna al pie del algarrobo en Huaco.




Dedicado a Carlos Semorile, nieto de Eusebio Dojorti y Olga Maestre.

FUENTE : 
http://profesor-daniel-alberto-chiarenza.blogspot.com 

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...