domingo, febrero 26, 2012

ANDREI VOZNESENSKY








¡SILENCIO!


Quiero silencio, silencio...
¿Acaso mis nervios se quemaron?
Silencio...
para que la sombra del pino,
fría, como una travesura, cosquilleando
se deslice
por toda la espalda hasta el meñique del pie.
Silencio...


Los sonidos están desconectados.
¿Cómo llamar tus cejas cuando la marea baja?
La comprensión
silenciosa
del silencio.


El sonido se retrasa después de luz.
Abrimos la boca demasiado.
El presente es innombrable.
Hay que vivir en sensaciones, en colores.


La piel también es una persona,
tiene impresiones, voces.
Para ella un roce musical
es como el canto del ruiseñor para la oreja.


Cómo pueden vivir así, charlatanes,
¿El té, otra vez a las apuradas?
¿Acaso no gritaron lo suficiente?
Silencio...


Estamos inmersos en lo otro...
En el curso de una naturaleza misteriosa,
por el olor acre del humo
sabemos que regresan los pastores.


Significa que cae la tarde. La comida espera.
Ellos fuman, callados como las sombras,
y a los perros, como a los encendedores,
les brillan las lenguas silenciosas.


1964

FUENTE : 

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...