domingo, abril 22, 2012

ELLA






¿Qué hizo de mí? Una casa desbordada y desnuda. Sogas y tirantes, los cuatro climas, tempestades y aeropuertos, un domingo de sol en la laguna del desierto. ¿El nunca faltar? ¿El nunca sobrar? Aquello, no existe, existe ante la pregunta del devenir y se va, para dejar de existir. Cómoda y sencilla, cajones de ayer, ¿de mañana?, ¿el sendero equivocado? La casa es una tapia altísima coronada por una cruz de soplo. ¿Hay aire? Sí, y no. La respiración calma, se excita y ahoga y en silencio, abriga. Una casa de talas y espinillos. Una casa de arena. Una casa desbordada y desnuda. La casa no es el mundo. El mundo no es el hogar. Ella lo sabe, me lo está diciendo. No sé si creerle. O sí, no sé.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...