martes, mayo 22, 2012

AMAR LA VIDA




Hay personas convencidas de que la suerte es para los audaces. Ella cree pertenecer a esa religión del vértigo y el trampolín.

No son los que mas aman la vida, aquellos que toman excesivas precauciones, y se blindan contra los contagios, los fríos y las lluvias.

No aman mas la vida, los que con la cabeza repleta de miedos, convierten su espacio en una farmacia, sin desplegarse, sin fortalecerse ante lo imprevisto.

Los que realmente son amantes de la vida, son lo que caminan desnudos y entusiastas por esa rampa de sobresaltos excitantes.

Los que saben permanecer a la intemperie, afrontando los vientos en contra y a favor, con la sonrisa imperturbable del que besa a la vida en la boca, y se estremece con ese placer que provoca el riesgo de lo efímero.

Nadie es inmortal. Unos tendrán el dudoso privilegio de morir viendo como se mueren. Otros dejaran, al irse, una estela de valor y de alegría, que confirma que ha vivido volcado hacia afuera, hasta el final.

Porque por mucha prudencia, mucha coraza y mucha razón, ninguno alargara su vida ni un minuto mas, de lo que la propia, majestuosa e irrepetible vida, decida.

Quizá en el equilibrio es donde reside el acierto?

No quiere responderse.



LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...