domingo, junio 03, 2012

CEGUERA




Hoy sentí que el viento me había atravesado el rostro. Fui hacia al espejo y no vi nada. Pero no vi nada. Ni rostro, ni viento, ni rasgos de sorpresa. Me tuve que asustar por dentro, muy debajo de la piel y atrapar con la mano los sentimientos.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...