sábado, agosto 18, 2012

ARRUMBADOS EN ARENAS DE ORO

@ LUIS MARIA LETTIERI


Sé de una caleta
donde se arrumban
viejos navíos,
bandadas de playeros rojizos

los moran
y fantasmas de viejos marinos.

Hay en la bitácora escrito
un rumbo suicida,
y junto a una botella de ron vacía
una brújula, estacada su aguja
en algún punto del sur.

En los cristales del puente
bruma y olas suspendidas
en tormentas incesantes.
Sirenas polizontes y gavias,
lunas y constelaciones
pintadas en el cristal reseco
con aquellas húmedas miradas.

Yacen dormidos
escorados al seco garete
cascos naranjas y ocres,
cobijando líquenes y musgos
moluscos y sentinas.

El mar los mece
y canta melodias para cuna
en sus mástiles,
y sus viejos cascos gimen
mientras los duerme
el seco vaivén de las arenas.

Se han vuelto invisibles
sus jarcias de tanto viento,
y sus mascarones llevan
los ojos entredormidos.

Presiento en su canto
memorias de bahías,
cartas náuticas encalladas,
compases y astrolabios.

Juegan en sus concavidades
los ecos pertinaces
de ocasionales pasajeros,
cruje el metal y aúlla la madera,
al rigor del verano calcinante
y al frío repentino de las tardes.

Nos dicen en su lengua
metálica de cubiertas y óxidos rojizos,
hasta acá vinimos a dejar el cuerpo,
el alma ha vuelto al mar,
donde pertenece.

Todo barco tiene
un eterno espírito marinero.

A los hombres solo nos queda
mirar el mar, soñando el cielo.





LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...