viernes, septiembre 27, 2013

BRINDA

@ JOSE MARIA LETTIERI

Brinda por mi,
hijo de la luz y el alba,
derrama sobre la tierra
un trago de vino
para que beban conmigo
los ausentes a esta cena.
Y deja sobre el mesón, la propina
para que beban a tu salud
los jornaleros, los artistas
y las mujeres que besaron tus heridas.

Por la vida,
cantando su alegato en la uvas;
yo seguiré mi día,
amasaré mi pan
y cantaré mi canción,
a pesar de los buenos cantares,
de los descontentos
y los eternos insatisfechos,
de la hiel y de la miel de esta vida,
de quienes caen en guerras injustas
y siguen su justa en sueños de victorias.

Encenderé mi cirio
para iluminar el camino,
y en el humo apenas gris de la resina
escribiré mi verso, honesto y sencillo,
como las gentes de campo, y sus ojos buenos.

Estaré a solas y callado un tiempo
afinando mis álamos del alma
a mis carnes y a mis huesos,
para volcar en cada abrazo
el cariño engendrado en el silencio.
Y por la tarde me verás
sonriente, como una retama al sol
fingiendo una felicidad prohibida,
sabiendo que por adentro y en secreto
es la vida quien me está matando,
pero está escrito en cada piedra
y cada hoja del otoño
entender que así sea.

Enhorabuena la muerte y sus bastas,
sus marcas al final del camino,
que hasta el más pintado
se harta del andar entre piedras y espinos.
Ni se resiste la gota de agua
en fluir, y volverse río,
o el viento se resigna al silencio
y canta su melopea en el mismo trigal que menea.

No veas el fin, en el gusano que muere
sino vida, en las alas nuevas de cada mariposa.

y brinda
por el piadoso azabache
de la noche que nos oculta,
y por la luz del nuevo día,
que a los ojos humildes
casi todo lo revela.

Luis María Lettieri

Temperley
18 de septiembre de 2013.

Yo cumplo con la vida, cada día
sin esperar el próximo cumpleaños.
 

Foto: Brinda.

Brinda por mi,
hijo de la luz y el alba,
derrama sobre la tierra
un trago de vino
para que beban conmigo
los ausentes a esta cena.
Y deja sobre el mesón, la propina
para que beban a tu salud
los jornaleros, los artistas
y las mujeres que besaron tus heridas.

Por la vida,
cantando su alegato en la uvas;
yo seguiré mi día,
amasaré mi pan
y cantaré mi canción,
a pesar de los buenos cantares,
de los descontentos
y los eternos insatisfechos,
de la hiel y de la miel de esta vida,
de quienes caen en guerras injustas
y siguen su justa en sueños de victorias.

Encenderé mi cirio
para iluminar el camino,
y en el humo apenas gris de la resina
escribiré mi verso,  honesto y sencillo,
como las gentes de campo, y sus ojos buenos.

Estaré a solas y callado un tiempo
afinando mis álamos del alma
a mis carnes y a mis huesos,
para volcar en cada abrazo
el cariño engendrado en el silencio.
Y por la tarde me verás
sonriente, como una retama al sol
fingiendo una felicidad prohibida,
sabiendo que por adentro y en secreto
es la vida quien me está matando,
pero está escrito en cada piedra
y cada hoja del otoño
entender que así sea.

Enhorabuena la muerte y sus bastas,
sus marcas al final del camino,
que hasta el más pintado
se harta del andar entre piedras y espinos.
Ni se resiste la gota de agua
en fluir, y volverse río,
o el viento se resigna al silencio
y canta su melopea en el mismo trigal que menea.

No veas el fin, en el gusano que muere
sino vida, en las alas nuevas de cada mariposa.

y brinda
por el piadoso azabache
de la noche que nos oculta,
y por la luz del nuevo día,
que a los ojos humildes
casi todo lo revela.

Luis María Lettieri

Temperley
18 de septiembre de 2013.

Yo cumplo con la vida, cada día
sin esperar el próximo cumpleaños.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...