lunes, octubre 21, 2013

ZULMA , MI VIEJA : SU LUCHA POR LA LIBERTAD


@ ALBERTO NADRA

Hoy se cumple un nuevo aniversario del nacimiento de mi madre. Zulma Beltramone de Nadra, testigo y partícipe “necesaria” de no pocas historias que cuento en mi libro SECRETOS EN ROJO.
También de muchas otras que no cuento, como ésta que me tocó vivir junto a ella y mis hermanos, apenas niños, que la acompañábamos en largas jornadas a las reuniones de COFADE, o reclamos públicos en defensa de los presos del CONINTES.
Su fuerte encontronazo con un amigo de otras épocas, Arturo Frondizi, cuando respondió a su interpelación con la afirmación que no podía hacer “nada” por la libertad de mi padre, preso a disposición del PEN en el sur, pues “Zulma es un preso de la embajada y la CIA. Lo acusan de ser el enviado del CHE para organizar la guerrilla en Latinoamérica”.
Lo acusación provocó la reacción de mi madre: “Mire Arturo, lo que dice es tan ridículo, que solo puede ser superado por la vergüenza de que es el Presidente de una nación soberana el que lo dice”.
Esa era mi vieja, nuestra vieja: infinita dulzura para nosotros y los camaradas, temible ante los cobardes, más que peligrosa frente al enemigo.


Como recuerdo y homenaje, van algunos párrafos de la ponencia presentada por Mauricio Chama, del Centro de Investigaciones Socio-Históricas de la UNLP, en la V Jornada de Historia Comparada, realizada en Universidad Nacional de Mar del Plata, en octubre de 2010, de la que tuve conocimiento apenas hace pocos meses:


"El grupo fundador estaba compuesto por Zulma de Nadra, Juan Tambassio, Maria Celia de Pita, Oscar Spina, Eduardo Rulli, Rosa de Loto, Olga de Mena, Inocencia González y Lucrecia de Imizcoz. Por intermedio de Oscar Spina, el destacado penalista y médico Ventura Mayoral se convirtió en el asesor legal principal y en su estudio jurídico funcionó la propia sede de la entidad, en la calle Montevideo nº 527, primer piso”.
(…)
"A fines del año 1960 se conformó COFADE (Comisión de Familiares de Detenidos Políticos y Gremiales) con el fin de asistir solidaria y legalmente a los detenidos por aplicación del Plan CONINTES (Conmoción Interna del Estado), puesto en marcha por el gobierno de Frondizi en marzo de 1960.
"Cabe recordar que la ejecución del CONINTES, destinado a contener el creciente activismo de los sectores “duros” del peronismo y la izquierda, le otorgó a las Fuerzas Armadas amplios poderes en el control operacional de la “lucha antiterrorista”, mediante la subordinación de todas las policías provinciales a su autoridad, la división del país en sub-zonas militares y el establecimiento de tribunales especiales formados por militares para juzgar a civiles acusados de “terrorismo”.
(…)
"Frente a este cuadro de situación impuesto por el CONINTES, y ante las infructuosas gestiones individuales realizadas por los familiares ante las autoridades y poderes públicos para que los detenidos sean juzgados por jueces federales, un grupo decidió reunirse para conformar una nueva entidad que bregara por la situación de los presos políticos. En ese encuentro, celebrado el 8 de noviembre de 1960 en el domicilio de Eduardo Rulli, además decidieron designarla con el nombre de COFADE. La explícita mención en la sigla del término familiares apuntaba a definir un criterio de legitimidad basado en el parentesco sanguíneo sobre el cual se intentó construir la identidad de la nueva entidad.
(…)
"La Comisión de Familiares de Detenidos (COFADE) representó el primer organismo integrado exclusivamente por “afectados” por la represión estatal desatada en el país. Desde su constitución, en noviembre de 1960, COFADE desarrolló una intensa y variada labor que abarcó desde la denuncia por las condiciones de detención de los presos políticos y la demanda por su libertad hasta la contención y solidaridad con los detenidos y la exposición de su problemática a nivel nacional. Tanto su acción como su prédica tuvieron un papel fundamental en la conformación de una agenda pública de demandas en defensa de los presos políticos y gremiales, en su mayoría activistas y militantes peronistas, detenidos por la aplicación del “Plan Conintes”, en los primeros años de la década del sesenta.
"A pesar de la trascendencia pública que COFADE tuvo a lo largo de casi una década, hasta el momento este nucleamiento no fue objeto de un tratamiento específico por parte de la creciente literatura especializada en el estudio del pasado reciente argentino.

"Ni por las investigaciones centrada en la historia y el desarrollo del movimiento de derechos humanos en nuestro país; ni tampoco por aquella orientada a reconstruir las tendencias y núcleos que confluyeron en el peronismo combativo, con quienes COFADE mantuvo un fuerte y por momentos orgánico vínculo. Solamente encontramos algunas menciones aisladas en unos pocos trabajos académicos y testimoniales".

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...