domingo, marzo 02, 2014

MAR BLANCO en MACONDO


Los días agonizan sin luces
que enfoquen el camino.
Las horas llueven mansamente
sobre el asfalto.
No suena el claxon
ni hay intermitentes
que marquen esta dirección.
No existen señales que indiquen
prohibido el paso
ni límite de velocidad.
El tiempo bombea
a impulsos de freno y acelerador
en este trayecto improbable
que quizás nunca suceda.
La niebla oculta la alegría pasada.
Soy esa carretera secundaria
por la que no transitarás.
Mientras miro el paisaje
que se aleja a ciento veinte
kilómetros por hora.

FUENTE : https://www.facebook.com/mar.blanco.79

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...