lunes, abril 21, 2014

MAR BLANCO en MACONDO

El sabor amargo del cáliz 
en mis labios,
como un presagio
de esa irresistible
inclinación 
a fijar el rumbo
-irremediable-
A romper la distancia.
A posarme.
A probar 
-una vez más-
lo que me mata. 

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...