viernes, mayo 23, 2014

ANGELA C. ARANDA C. en MACONDO




Nunca supe con exactitud cuántos pájaros silenciaron su vuelo aquella noche.
Solo sé, que nos quedamos sin alas
a la deriva
con una única lágrima azul
rajándonos la piel
mientras se cubrían de algas
las consonantes.


a.c.a.c

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...