lunes, marzo 16, 2015

FERNANDO SARRÌA en MACONDO








Yo era un niño muerto
pero aún recuerdo
el tañido del bronce en las campanas,
el ruido de la lluvia,
el golpeo del viento en los cristales, 
el humo del hogar,
el color calabaza de la sopa,
el astral de mano en la despensa,
la luz amarilla y mortecina,
la radio de lámparas, 
el pájaro atado por un hilo,
el banco frente al fuego,
la quera de los muebles en la noche, 
el llanto silencioso, el miedo,
un largo camino sin fin hacia la soledad.


f.


LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...