domingo, julio 12, 2015

LA OTRA ORILLA




@ FERNANDO SARRIA

Luego fue verano, fue verano durante mucho tiempo,
duraban las horas largas de la tarde y amanecía muy temprano.
El tiempo se detenía cuando en el silencio del atardecer
huíamos del mundo, lejos, distantes del resto,
entregados a hablarnos muy cerca el uno del otro,
con un racimo de cosas que aguardaban pacientes
a que primero nuestros labios se reconciliaran.
Nunca el silencio se desgajaba de nosotros tomándonos distancia, más bien era un cómplice, una lluvia azul que lo empapaba todo.


f.




LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...