miércoles, febrero 01, 2012

DOS POEMAS DE TERRITORIO DEL FUEGO






Por ANTONIO PORPETTA


INTROITO


Península del ámbar,
colmenera región donde la vida ofrece
la plenitud ardiente de su vuelo.
Varadero, brocal, acantilado,
cítara que preludia
los más hondos estíos:
inagotable cuerpo de mujer,
territorio del fuego.


DONDE LA AMADA RECIBE LA MÁS ARDIENTE OFRENDA Y CORRESPONDE CON IGUAL GENEROSIDAD.



Cúspide del incendio:
un edicto de fiebre nos reclama
con su sed de amapolas
el óbolo final de este preludio
tan largamente hermoso.
Ya se abren
tus pétalos, ya escucho
tu rojo palpitar,
la balada candente
que surge de tu hondura.
Qué respiro,
qué aliento inagotable
en este fontanar,
en esta alegre herida:
no hay camino
que no conduzca a ti, ni singladura
que no rinda sus naves
en tu ardiente bahía.
Con la urgente liturgia de los dioses
me invitas al banquete:
qué impaciente rubor,
qué madrugada
se desata en mis labios
al ver ese verano,
ese intenso verano
que en ti se despereza...
Ya se arquea
la cumbre de tu ojiva,
y tu umbral se me brinda enardecido,
y se agita en sus ascuas
tu vivo campanil, el diminuto
crisol de tu arco iris. Ya te acercas
voraz cuando te ofrezco
mi altivo pedernal, mi masculino
resumen de la brasa:
Muy despacio
mi furia se sumerge
en la dulce penumbra,
va llenando tus huecos,
recorriendo tus pliegues, habitando
tus lentos terciopelos,
las sedas y damascos de tu cauce.
Qué fluvial acogida, qué refugio,
qué olvido en este algar,
en este tibio infierno que me ofrece
su abrazo y su dominio.
Da comienzo la danza ritual,
la felina pavana que nos funde
en un secreto antiguo,
y crece su fervor, y se reitera
su mórbido vaivén, y se convierte
en un tenso galope,
en un rítmico vuelo sucesivo...
Desde lejos,
desde el puro linaje de la sangre,
un huracán de fuego se aproxima,
avanza, nos rodea, nos invade
con su veraz augurio.
Qué tierna combustión, qué llamarada,
qué horizonte de polen su premura:
ya está junto a nosotros,
ya nos roza, nos prende,
nos envuelve, nos cubre...
Y al fin llega la lluvia,
nuestra cálida lluvia enloquecida,
dos frutales tormentas al unísono,
un vendaval de espigas compartido,
un feroz manantial que nos devora.
Y después,
un estero,
un clamor,
una larga ribera...
un cántico a la vida.

* * *


Ahora todo es paz en esta alcoba.
Las paredes no salen de su asombro.
Las lámparas envidian nuestros cuerpos.
La noche nos contempla emocionada.
Detrás de los cristales,
el invierno camina.


(Del libro "Territorio del fuego”", Ediciones Torremozas, Madrid 1988. © Antonio Porpetta. Autorizada su reproducción total o parcial, citando autoría. Fecha incorporación de estos poemas al blog: 21 enero 2012.)

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...