viernes, marzo 23, 2012

ALGO SILENTE









La noche cae a granel sobre los párpados inmóviles,
ellos reflejan una película
fría y retorcida en sus pantallas fijas.
Un grillo vagabundo husmea las sombras,
saca su violín y se apoya en el umbral de la ventana.


Bajo el oscuro azul, el silencio cabizbajo
medita su taciturna vida,
le inquieta la tétrica soledad que lo rodea.
Mas, de pronto, algo rompe la quietud del momento,
algo silente avanza despertando tempestades.


Eso, ilumina con opaco resplandor las fauces del silencio,
lo invade con desplante inaudito y pisa la cola del cauro.
El grillo escupe el filtro de un cigarrillo,
guarda su monótono instrumento
y se resguarda en los laberintos del sosiego.


El alba llega y bosteza noche por los espacios del día.
El ruido no espera, alborotado levanta persianas y cortinas.
Con rapidez se esfuma el sueño, se deslizas bajo la almohada.


¿Dónde estará el silencio ahora?, pregunta el ruido,
y las sombras le responden quedamente:
…escondido… en su monasterio.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...