sábado, abril 07, 2012

AL REVÉS TE LO DIGO





Ya provecto, me desperté. El roce de las sabanas de un lienzo moreno hacían que mis vetustos y débiles talones sufrieran de dolor. Las paredes parecían blancas, la cama no se articulaba.

Un paisaje espectacular se colaba por la ventana e irisaba mi estancia en el Geriátrico.

El tiempo pasaba……

Y recuperado con sesenta y siete años, me dieron de alta con una paga para sobrevivir.

Mis días eran grandes caminatas. Me gustaba jugar al mus.

Tuve problemas de próstata, necesitaba intervención quirúrgica y me pusieron en lista de espera.

El tiempo pasaba……

Y me notificaron el día para la extirpación de mi próstata. Ya no hacía falta, estaba totalmente recuperado, tanto es así que me quitaron la paga y me mandaron a trabajar. La construcción de viviendas fue mi trabajo. El colocar ladrillos en perfección fue mi estilo. La intemperie mi aliada. El día a día mi asombro.

El tiempo pasaba……

Y me vi en la crisis de los cuarenta ¡Que si la rutina! ¡Que si el desamor! ¡Que si ya no me haces caso! Y decidí viajar por un tiempo. No sé si para encontrarme a mí mismo, o para encontrar a alguien.

El tiempo pasaba……

Y me compre un coche, pero nunca pude impresionar a mi novia. Lo tuve que trucar para que no pasara del límite de velocidad –110-. No podía arriesgarme, hacia poco me habían multado por fumar; Dicen que allí no se podía.

El tiempo pasaba……

Y ¡Como me gustaban los bocatas de salchichón en la hora del recreo de la escuela! También me gustaba mirar a la maestra.

El tiempo pasaba…….pasaba y pasaba tan deprisa que me vi flotando placenteramente, dormido, con calorcito, con el dedo pulgar en mi boca y así sin darme cuenta se termino mi tiempo, concluyendo mi vida, en un gran orgasmo.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...