miércoles, junio 13, 2012

CADA VEZ QUE RESPIRO

@ ALEJANDRO CARRIQUE




Cada vez que respiro, pienso.



Son tan lindos los techos de mi barrio.

Las mañanas me cautivan y las noches son cada vez más perfectas; porque cada vez que respiro, pienso, y cada vez que sueño te deseo.

Me dejé llevar por el viento y pude comprenderte. Me dejé estar, tan sólo para descubrirte, tan sólo para internarme en vos.

Quiero jugar lejos de la ira, y refugiarme más allá del dolor.

Cuantas veces creí dominar el mundo. Cuantas veces creí que una mujer era la salvación.

Todo sueño se derrumba y espero que ya nada se derrumbe.



Cada vez que respiro te busco.

Busco en el mundo la pócima perfecta. Busco en el mundo un minuto de compasión.

Me dejé llevar, melancólico y tenaz. Me dejé estar sólo para averiguar quién sos.

Quiero todo lo que deseo encerrado en la circunferencia sórdida del tiempo.

Cuantas veces acaricie la luna. Cuantas veces me disfrace para enamorarme.

Todo sueño encalla en mi almohada y yo, inmanente como la salvación que vive en todo corazón, sueño.

Los techos de mi barrio me apaciguan. ¡¿Cómo puede ser tan importante el universo?! La luna es lo más cercano que tenemos para tratar de comprenderlo. En ella leo todo lo que puedo. En ella pienso para no estar muerto. En ella sueño y mastico cada idea como si fuera un delicioso cuento. En ella estás vos. ¿Quién carajo sos? ¿Cuándo vas a encapsular mi amor? ¿Cuándo vas a respirar dentro de mi corazón?

No es fácil estar vivo. No es fácil asemejar el olvido.

Cada vez que respiro sueño. Sufro porque estoy hecho de dolor, y lloro porque no tengo nada que hacer.

La simpleza se está subiendo a mis pies. La simpleza juega con mis pies. Es linda la luna, la ira y las cáscaras del amor. Cuantas veces me trepé a la escalera del sol. Cuantas veces fui totalmente yo.

Hay una idea que se apodera de mi casa. Hay un murmullo exquisito y feroz. ¡Hay... la vida y el dolor!, todo es parte de un movimiento precoz. Odio la rima, pero la simpleza se está subiendo a mis pies. Odio la vida pero amo profundamente el dolor.

Dentro de un tanque de agua pienso. Empapo mi alma para llegar más lejos. Salpico al hipócrita e intento salvar el mundo.

Hay una idea que vive en mi casa y sin embargo yo vivo dentro de un tanque de agua. No hay nada más lindo que despertarse borracho a la mañana.

Me dejo estar, sólo por un momento. Me dejo estar con el alma al descubierto.

Iría a vivir con Dios. Y si es dentro de un tanque de agua mejor.

Me gustan los techos de mi barrio. Me gusta mi país. ¡Yo que sé, nací para querer! Nací para colorear el bien. Nací para pensar.

Pienso tanto que cada vez me alejo más de mis pies.

Pienso tanto que ya soy un monstruo sin pies.





LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...