domingo, julio 15, 2012

EPIGRAMAS






Los Epigramas venecianos de J. W. Goethe (1749-1832) traducidos por José María Pérez Gay, que en 1996 recibió del gobierno alemán la Medalla Goethe.

Los Epigramas —escribe Pérez Gay— son la primera obra anticristiana del poeta; no hay uno solo de sus escritos posteriores que pueda compararse con la severidad de esta primera crítica. El cristianismo se presenta como una serie de ilusiones, un “estoicismo moral” o un “deísmo”.

1
El pagano adornó con la vida sarcófagos y urnas: los faunos bailan alrededor; forman un grupo estridente con el coro de bacantes; al soplar el cuerno sonoro, el de la pata de cabra emite un sonido tosco. Címbalos, tambores suenan; vemos y oímos el mármol. ¡Un revuelo de pájaros, qué bien le sabe al pico la fruta! No los espanta ruido alguno, mucho menos espanta a Amor, que disfruta de la antorcha entre la variada multitud. Así somete la exuberancia a la muerte; y las cenizas de dentro parecen, en la región silenciosa, disfrutar todavía de la vida. Así, este libro que colmó de vida en abundancia envuelve el sarcófago del poeta.

2
Apenas vi en el cielo azul el sol ardiente, de la peña caían ricas guirnaldas en la hiedra, vi al viñador tenaz que ataba la cepa al álamo, y me rozó un suave viento que venía de la cuna de Virgilio, las musas se reunieron con su amigo, mantuvimos una conversación deshilvanada, como le gusta al caminante.


LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...