sábado, agosto 04, 2012

VIERNES DOS Y CUARTO



Ha ocurrido algo hoy, algo ha sido manifestado en esta habitacion. No se bien que es, ¿la penumbra? ¿el ventilador que mueve la ropa colgada sobre el camastro desarmado? Una paz casi desconocida, de esas que asustan. Tal vez nada haya cambiado, o si; tal vez sean mis ojos que han resuelto utilizar su autonomia.

Me deslumbre, una chuza medio embalsamadora. Sobran las sensaciones, pero ese deslumbre me impidio acceder al conocimiento superior que acordonaba nuestros plexos. Un aliento que atomizo las palabras, hacia ruido como filtrandose por las persianas junto a la luz recostada sobre el cubrecamas. Una pelicula de dos sordos haciendo hablar una emocion y una voluntad. Y esa sonrisa cobriza, sabias hacerte poesia. Conocias el camino, con sufrimiento claro como debe ser; pero conocias el camino

Aceptabas el primer temblor casi como con ansiosa ilusion, sabiendo que de ese modo , justo en ese momento te eternizabas. Te erizaba la piel pensar en que eso iba a ser inmodificable, irreversible. Eso creias, ese era tu eje. 

Yo claro, flameaba por lo cierto de las intuiciones que desoì, un viento frio me habia dictado la formula de no concederle la perpetuidad al aire cerrado y condensado de esas fotos. Yo elegia lo que iba a quedar intacto. El resto se baña en aquellas aguas que gotean desde el flanco de la variablidad, de otro modo me resultaria insoportable. Un monociclo y un sobrero marroqui, sabor a hasch y licor. Cuando la calma acariciaba mis libros, sin fotos...

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...