martes, febrero 18, 2014

TERESA TORRES en MACONDO

De esa encendida noche me quedó en la boca
el sabor de la fruta escarchada,
los secretos del bosque abriendo la sed,
las ráfagas del fuego iluminando los segundos,
una estampida de nubes...
y la certeza de nunca más sentirla mía;
Te pertenece, como el sonido al viento,
como la espuma a las olas,
como el resplandor al rayo,
como...al edén el milagro.


T.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...